Elige el mejor protector para tu colchón y almohadas

Tan importante es elegir un colchón de calidad, cómo usar los complementos adecuados para protegerlo. Cuanto más cuides tu sistema de descanso, más alargarás la vida tanto de tu colchón como de tus almohadas. ¿Necesitas ayuda para elegir el mejor protector? Nosotros te ayudamos con algunos consejos sobre protectores especiales para tu colchón.

Protectores transpirables e impermeables

Lo mejor para proteger tu cama son los protectores impermeables y transpirables. ¿El término de «impermeable» te suena antiguo? Puede que te venga a la cabeza aquellos protectores impermeables de plástico que tal vez te ponían de pequeña o has puesto a tus hijos en el pasado, pero ¡Ahora todo ha cambiado! Los nuevos protectores están hechos de materiales totalmente transpirables, algo que no ocurría con el plástico de antaño.

Los protectores transpirables están hecho de poliuretano, se utiliza en forma de lámina delgada para crear una barrera impermeable que protege el colchón de derrames de líquidos, manchas y daños, al tiempo que permite una circulación adecuada del aire para mantener un entorno de descanso fresco y limpio. Están disponibles tanto para colchones como para almohadas.

Podrás encontrarlos con tejido de Bambú, Tencel, Algodón, de tejido liso, rizo o acolchados de microfibra.

Protector tejido bambú

Protector Bambú Bv

El bambú en un protector de colchón aporta varias ventajas significativas. En primer lugar, el bambú es conocido por ser un material naturalmente transpirable y absorbente de la humedad. Esto significa que puede ayudar a regular la temperatura y mantener el colchón seco y fresco durante la noche, evitando la acumulación de calor y la sudoración excesiva.

Además, el bambú tiene propiedades antibacterianas y antimicrobianas naturales. Contiene una sustancia llamada «bamboo kun» que inhibe el crecimiento de bacterias y hongos, lo cual es beneficioso para la higiene y la prevención de olores no deseados. Esta característica también puede ayudar a reducir la presencia de ácaros del polvo, alérgenos comunes en los colchones.

Otra ventaja del bambú es su suavidad y comodidad. Los protectores de colchones con fibras de bambú suelen ser suaves al tacto y pueden agregar una capa adicional de acolchado y comodidad al colchón, mejorando la experiencia de descanso.

Protector tejido Tencel

Protector Tencel Mimar

El Tencel es una fibra derivada de la celulosa de la madera, y su uso en un protector de colchón aporta varias ventajas notables. En primer lugar, el Tencel es conocido por ser altamente absorbente de la humedad. Tiene la capacidad de absorber hasta un 50% más de humedad que el algodón, lo que ayuda a mantener el colchón o la almohada seca y fresca al eliminar la transpiración durante la noche.

Además, el Tencel es un material transpirable que permite una buena circulación del aire. Esto ayuda a regular la temperatura y evita la sensación de calor sofocante al dormir.

El Tencel es un tejido suave al tacto y sedoso, lo que añade una capa adicional de confort. También es hipoalergénico y resistente a los ácaros del polvo, lo cual es beneficioso para las personas con alergias o sensibilidades.

Además de sus propiedades de absorción y transpirabilidad, el Tencel es respetuoso con el medio ambiente. La producción de fibras de Tencel implica un proceso de fabricación sostenible y de bajo impacto ambiental.

Protector tejido algodón

Protector Algodón Bv

El algodón es un material natural y respetuoso con el medio ambiente. Su producción implica menos impacto ambiental en comparación con materiales sintéticos, lo que lo convierte en una opción más sostenible.

Es un material conocido por ser transpirable y altamente absorbente de la humedad. Esto significa que puede ayudar a mantener el colchón seco al absorber el sudor y la humedad durante la noche, lo que contribuye a una sensación de frescura y comodidad durante el sueño.

Además, el algodón es un material suave y cómodo al tacto. Proporciona una superficie agradable para descansar, lo que puede mejorar la calidad del sueño. El algodón también es hipoalergénico, lo que lo convierte en una opción segura para personas con sensibilidades o alergias.

Otra ventaja del algodón es su durabilidad y resistencia. Los protectores de colchones hechos de algodón suelen ser resistentes al desgaste y pueden soportar el uso diario sin perder su calidad. También es fácil de limpiar y mantener, lo que contribuye a la higiene de tu colchón o almohada a largo plazo.

Protectores tejido liso o rizo

Otra opción son los protectores impermeables y transpirables con tejido liso o rizo.

Protector rizo Don Almohadón

El tejido liso hace que sea un protector muy fino que se ajusta a tu colchón como una sabana bajera, o en el caso de almohadas, como una funda de almohada fina. Es la mejor opción para casi todos los casos.

El tejido de rizo es ideal para casos especiales; camas de bebés o niños que aun se les pueda escapar el pipí y adultos que tengan que pasar mucho tiempo en cama. El rizo, en estos casos, ayuda a absorber gran cantidad de liquido y protege el colchón ante cualquier escape.

Protectores acolchados

Protector acolchado Mimar

Para quien le guste los protectores acolchados, también los hay disponibles con protección impermeable y transpirable.

Tienen un pequeño acolchado para dar una sensación más mullida, para aquellas personas que busquen un cubrecolchón como los de antes, pero con las prestaciones más modernas para proteger nuestro colchón.

Si necesitas asesoramiento, no dudes en visitarnos y podremos aconsejarte sobre el complemento que tu colchón necesite.☁️

Dormir mejor para alargar nuestra calidad de vida

Gracias a los múltiples estudios realizados a lo largo del tiempo por diferentes instituciones de investigación, podemos saber la importancia que tiene un buen descanso en nuestra vida, y es que no solo es necesario para que nuestra vida diaria se realice con normalidad sino, dormir bien y el tiempo óptimo, puede alargar nuestra vida.

La Sociedad Española de Neurología (SEN), según sus datos, 4 millones de españoles tienen problemas crónicos para conciliar el sueño.

La Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal, publicó un estudio en el que mostraban los resultados obtenidos por la Sociedad Americana de Oncología en mas de un millón de estadounidenses durante un periodo de 6 años. Los resultados indicaban que aquellos que dormían 4 horas o menos aumentaban el riesgo de muerte temprana, así como dormir mas de 10 horas. Los menores riesgos de mortalidad están en la franja de descanso de 7-8 horas.

De manera reciente, la revista científica PLOS Medicine, publicaba un estudio realizado durante 25 años a personas de 50, 60 y 70 años en el cual, los datos obtenidos, muestran la relación entre dormir menos de 5 horas con el riesgo de padecer, al menos, 2 enfermedades crónicas y un aumento de la mortalidad.

¿Y qué nos dice la ciencia sobre cómo dormir mejor?

Evitar las pantallas antes de dormir

Luz azul de las pantallas es un disruptor de los ciclos circadianos que perjudica nuestro sueño. Es conveniente, al menos media hora antes de acostarnos, apagar las pantallas y en su lugar, podemos leer un libro, escuchar música relajante o usar técnicas de relajación.

Siesta si, pero no demasiado larga

Si queremos tomar una siesta, lo ideal es que sea de unos 25-30 minutos ya que mejora nuestras capacidades cognitivas. Una siesta de tiempo mayor, puede provocar que a la hora de meternos en la cama para descansar, nos cueste conciliar mas el sueño.

No realizar ejercicio físico antes de dormir

Con el ejercicio físico, nuestro cuerpo se activa por lo que no es buena idea realizarlo antes de ir a dormir. La actividad física y un mejor descanso si está relacionado, pero siempre mejor realizarlo en horas lejanas a nuestras horas de sueño nocturno, al menos 2 o 3 horas antes de ir a dormir.

Una buena rutina ayuda

Mantener una buena rutina diaria nos ayudará a que nuestro cuerpo mantenga un ciclo equilibrado en el que de manera natural tendremos sueño en el horario óptimo de dormir y también nos despertaremos con mas facilidad. Podemos empezar por ponernos un horario para acostarnos y despertarnos siempre a la misma hora. Quizá esto nos cueste un poco al principio, pero poco a poco ayudaremos a que nuestro cuerpo se regule y así recuperar una rutina sana de sueño.

No tomar cafeína o estimulantes

Es mejor evitar el café al menos 5 horas de acostarnos ya que la propia cafeína alterará nuestro sueño y éste tampoco será de calidad. Así mismo, sustancias como el alcohol, el tabaco o la cafeína que contienen algunos productos, debemos evitarlos lo máximo posible.

Un baño de agua caliente

Al darnos un baño de agua caliente, cae nuestra temperatura corporal y puede confundirse con los fenómenos fisiológicos que ocurren antes de conciliar el sueño, por lo que un baño relajante nos puede ayudar a inducirnos a los brazos de Morfeo.

Nuestro sueño es importante, mimémoslo 💭  💙  😴 

Fuentes:

Miró, Elena, Cano Lozano, María del Carmen, Buela Casal Gualberto Sueño y calidad de vida. Revista Colombiana de Psicología [en línea]. 2005, (14), 11-27[fecha de Consulta 15 de Enero de 2023]. ISSN: 0121-5469. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=80401401

Sabia S, Dugravot A, Léger D, Ben Hassen C, Kivimaki M, Singh-Manoux A (2022) Asociación de la duración del sueño a los 50, 60 y 70 años con riesgo de multimorbilidad en el Reino Unido: seguimiento de 25 años -up del estudio de cohorte Whitehall II. PLoS Med 19(10): e1004109. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.1004109

Imagen 1: Imagen de yanalya en Freepik

Imagen 2: Imagen de wirestock en Freepik

Imagen 3: Imagen de lookstudio en Freepik

Imagen 4: Imagen de senivpetro en Freepik